Un aplauso que marca la diferencia

Hoy es un día feliz para la gente de izquierdas, para quienes confiamos en la esperanza de un cambio progresista que estabilice este país y le haga avanzar en derechos humanos, igualdad y justicia social. Y hoy es un día simbólico, porque hoy en el Congreso ha ocurrido algo más que una investidura, hoy en el Congreso se han mostrado claramente los límites de la decencia y la ética frente a la mezquindad.  Sigue leyendo Un aplauso que marca la diferencia

Claves comunicativas para favorecer la ética de los cuidados

Con las redes sociales y la comunicación tecnológica hemos perdido la calidez de las miradas, el contacto físico, los abrazos,… ahora todo se resuelve a golpe de whatsapp, perdemos más tiempo escribiendo que haciendo una llamada (al menos la voz tiene otra cercanía, podemos escuchar la inflexión, el tono, los silencios,…), pero no, ahora los emoticonos lo resuelven todo y eso se convierte en algo peligroso porque sustituye momentos que no pueden ser sino presenciales. Whatsapp no cuida, cuidan las personas, para reflexionar sobre esto propongo un decálogo de la comunicación para construir una ética afectiva y bientratante:  Sigue leyendo Claves comunicativas para favorecer la ética de los cuidados

Fracasos…

Últimamente tengo la sensación de que hemos fracasado como especie, que vamos abocados a la autodestrucción y que las voces que pretenden frenarla se enfrentan a tal entramado de poder que resulta totalmente imposible vencerlo. A la ciudadanía solo nos dejan la calle, los gritos, los cánticos, la lucha pacífica y feminista,… pero frente a la corrupción, la psicopatía de nuestros gobernantes y la inacción y pasividad cómplice de burócratas sin alma, a nuestro mundo no le queda mucha esperanza… ni tiempo.  Sigue leyendo Fracasos…

Juego de patriotas made in Spain

El pasado puente del 1 de noviembre me escapé a un hotel de 4 estrellas en el norte de la isla de desconexión y relax. Una tarde, tumbada en una hamaca leyendo, aparecen dos treintañeros con sus respectivas novias / parejas o lo que fueran, y se aposentan en las escaleras de entrada a la piscina bloqueando el acceso, salvo que les pidieras permiso o saltaras por encima. No éramos más de 20 personas en esa zona, la mayoría “guiris”; no sé si los cuatro “jinetes del Apocalipsis” dieron por hecho que nadie entendía español, pero allá que empezaron a vociferar contando sus hazañas carcelarias, porque sí, uno de ellos había estado en prisión (un primo suyo seguía dentro por pertenencia a banda organizada y no sé cuántos delitos), contando cómo tenían un colega Guardia Civil que les informaba del estado de sus antecedentes penales, cómo el sistema era una mierda porque mira tú, para lo que habían hecho y les cae una condena así, cómo la ley de violencia de género era otra mierda porque una mujer (a la que hacían referencia) fingía sus crisis de ansiedad, y claro, los hombres siempre eran los culpables y menuda injusticia… Y así media tarde. Como mi objetivo era el relax, tuve que moverme al otro extremo de la piscina para evitar oírles, pero reflexionaba internamente cómo tenía que ser yo la que se alejara mientras ellos disfrutaban alegremente y a voz en grito de sus cuitas penales sin cortarse un pelo y sin aparentar estar avergonzados. Y ellas allí, muy sonrientes, escuchando a sus machis sin abrir la boca. Uno de ellos llevaba una pulsera de España en la muñeca… Estos son los patriotas, este es el perfil de una buena parte de votantes de la ultraderecha: maltratadores, delincuentes.  Sigue leyendo Juego de patriotas made in Spain

¿Septiembre de acuerdos?

Y tras uno de los veranos más feminicida que recuerdo, llega septiembre con la incertidumbre gubernamental. ¿Habrá o no habrá acuerdo para un gobierno progresista?  That is the question. Después de estos últimos meses y visto lo que ocurre en Reino Unido cada vez me asquean más los personajes políticos que nos gobiernan, el desencanto de la ciudadanía va en aumento y de esto se aprovechan los sociópatas y psicópatas para acceder al poder sin frenos de ningún tipo. El recurso que nos queda es salir a las calles pero ni un nuevo 15M parece posible teniendo en cuenta los resultados del pasado.  Sigue leyendo ¿Septiembre de acuerdos?

Yo elijo, tú eliges, ellxs eligen,… Reflexiones preelectorales.

El 28 de abril elegimos. Y no son unas elecciones cualquiera. Nunca antes en la historia de la democracia en España la ultraderecha se había visto tan bien posicionada en unos comicios. Hasta la fecha eran grupos residuales, minoritarios, una panda de nostálgicos franquistas que se vinculaban a grupúsculos falangistas y similares. Ahora se está produciendo un cambio sustancial aunque nada novedoso respecto al resto de países de nuestro entorno; yo, ingenua de mí, creí que nuestro país se salvaría del auge fascista que recorre Europa, pero no, ha llegado. Si la llegada es para quedarse dependerá de nosotras/os.  Sigue leyendo Yo elijo, tú eliges, ellxs eligen,… Reflexiones preelectorales.

1969 – 2019: 50 años no son nada…

Aviso a navegantes: Este es un post personal, al estilo de abuela cebolleta recordando retazos de historias, así que para leer algo con más fundamento técnico, espera al próximo.

Nací en un año muy erótico y de avances tecnológicos. Ese año de “un pequeño paso para un hombre pero un gran salto para la humanidad” (las mujeres todavía seguimos esperando ese gran salto que nos permita vivir como ciudadanas libres de violencia, pero esa es otra historia). En España vivíamos los últimos estertores de la dictadura franquista, a la que ahora alaban crías y críos que no la conocieron, 50 años después. Nunca creí que vería el auge del neofascismo, pero está claro que los logros democráticos son frágiles y hay que seguir defendiéndolos con uñas y dientes.  Sigue leyendo 1969 – 2019: 50 años no son nada…

Táctica y estrategia política o cómo no alimentar al monstruo

Una semana después de la resaca electoral de las elecciones andaluzas y después de haber leído infinidad de reflexiones y debatido con personas de mi entorno cercano, voy a apuntar algunas propias. No voy a hacer un análisis pormenorizado de las causas del auge del neofascismo porque se pueden leer otros más brillantes y sesudos aquí o aquí pero sí voy a apuntar algunos elementos a considerar para trabajar sobre ellos y modificarlos. Al descontento social con la clase política (corrupción, luchas internas, escasas respuestas eficaces a las necesidades de la gente), a las políticas neoliberales y austericidas que han propiciado mayor exclusión social y precariado, a los discursos del odio (antifeministas, racistas, lgbtfóbicos,…) hay que sumar un factor importante: el caldo de cultivo que se ha ido generando en los últimos años con el atontamiento de buena parte de la población (joven especialmente) con tele-basura, redes sociales, conciencia acrítica,… Nada mejor para tener una población a merced de propuestas populistas de extrema derecha como darle de comer la programación de Tele5-Cuatro y de postre unas canciones regueatoneras y una dosis de ego de instagramers o youtubers; cuando las preocupaciones de la juventud se centran en quiénes serán las nuevas citas de First Day o los tronistas de Mujeres, hombres y viceversa y el nivel de conocimientos sobre situaciones sociales se sitúa por debajo de infantil de 3, (y como ejemplo, recomiendo no perderse estos vídeos pinchando aquí o aquí o en este otro), los programas políticos plagados de mentiras o discursos salvadores llegan en el momento propicio, y llegan para quedarse como no hagamos algo urgente.  Sigue leyendo Táctica y estrategia política o cómo no alimentar al monstruo

La prensa en tiempos de la posverdad (ampliación de un hilo de Facebook publicado en mi muro el 4 de agosto)

Me licencié en Ciencias de la Información en 1994, cuando todavía se contrastaban las fuentes y la prensa tenía cierto prestigio. Ejercí como freelance durante la década de los 90 pero nunca me dediqué en exclusiva a esta profesión porque ya ejercía como trabajadora social, mi auténtica pasión. Ver la deriva mediática de este país me resulta preocupante; sigo la prensa progresista: eldiario.es (del que soy socia), Público o prensa feminista como Píkara Magazine (también socia) o Tribuna Feminista en El Plural, pero no puedo evitar que me lleguen noticias de la prensa ultrafacha, machista y racista tipo Libertad Digital, OkDiario, Alerta Digital,… y eso hace que se me revuelva el estómago cada vez que leo algo (intento no hacerlo por salud mental).  Sigue leyendo La prensa en tiempos de la posverdad (ampliación de un hilo de Facebook publicado en mi muro el 4 de agosto)