La pasión de Miriam Pérez Mendoza

El pasado viernes “de dolores” se iniciaba la que en el mundo católico se conoce como “Semana Santa” y en el mundo laico una estupenda oportunidad para descansar de los trabajos precarios (quienes tenemos la suerte de tenerlos). Esta semana es conocida por rememorar la “Pasión” de Jesús de Nazaret, pero también el término «pasión» alude a vivos afectos sentidos hacia alguien o algo o a la acción de padecer, entre otros significados recogidos en el DRAE.

Y pasión es lo que no le falta a Miriam Pérez Mendoza, en sus distintas acepciones. Desde el 12 de marzo esta mujer, pasional y apasionada, lleva acampada en la puerta de la denominada “Casa Sindical” en S/C de Tenerife y en huelga indefinida de hambre reclamando su readmisión en un sindicato, UGT, que paradójicamente la despidió a ella y a trece personas más fruto de un ERE injusto.

Tras 15 años de trabajo, un sindicato como UGT que debe defender los derechos de la clase trabajadora, después de escándalos económicos como el de FUNDESCAN al que estuvo vinculado, se deshace de algunas de sus mejores trabajadoras con la excusa de la crisis. Crisis que nunca parece afectar a quienes dirigen los sindicatos, los partidos, los gobiernos, los bancos o cualquier otro tipo de entidad. Siempre pagamos lxs mismxs, lxs de abajo, las trabajadoras y trabajadores honradas/os.

Ante la respuesta judicial que se eterniza, Miriam decide llevar su activismo a una situación extrema: la defensa de sus derechos jugándose su salud y su vida. Porque Miriam no es de medias tintas, Miriam es una mujer valiente. Miriam es una mujer coherente, honesta.

Conocí a Miriam hace relativamente poco, casualmente, en la presentación de una revista feminista, aunque a ella le repelía cierta clase de feminismo (no me extraña). Con Miriam descubrí el activismo en otras causas y ella descubrió en Contramarea que otro feminismo es posible. Nos aliamos casi de inmediato. Me gustó aquella mujer fuerte, defensora de los derechos de lxs más vulnerables, derechos de ciudadanía, animalista, pacifista, ecologista, y sí, feminista (aunque a ella aún le dé reparo nombrarse así y a las feministas con pedigrí les genere urticaria), luchadora de causas que no creemos perdidas, cuestionadora de todo lo que le parece injusto. Comprometida al máximo con lo que cree, voluntaria de múltiples causas, sindicalista (de las de verdad, no como aquellxs que la despidieron), de izquierdas, progresista,…

Hoy Miriam, tras ser activista de las causas de otros/as, está comprometida con una causa, la suya (aunque sin dejar las nuestras), hoy más que nunca quienes contamos con su apoyo para nuestras causas tenemos el deber ético de apoyar la suya. Por reciprocidad, por justicia.

En estos días se enfrenta a una semana crítica, una semana de pasión, de padecimientos que ya está comenzando a sentir como consecuencia de la huelga de hambre. Los próximos días serán clave en la resolución de su causa antes de que su salud se deteriore de forma irreversible. Porque ella, aunque su familia y sus amigas/os insistamos en lo contrario, está dispuesta a llevar su protesta a las últimas consecuencias. En Contramarea no nos podemos permitir el lujo de perder a compañeras tan comprometidas como Miriam, que en el año escaso que lleva con nosotras ha demostrado sobradamente su apoyo y compromiso con la igualdad.

Hoy leía en Facebook un comentario de alguien que no conozco, José Ramón Rodríguez Pérez, pero que comparto totalmente (y sin su permiso, espero que no se moleste):

Miriam es una inquieta activista social. Se enrabieta y lucha contra todo lo que ella considera injusto. Es solidaria más allá de lo que sería «políticamente correcto», no se queda en el gesto, ella lucha de verdad, se compromete, se moja, se empapa. Miriam lucha por un puesto de trabajo y en su lucha, con ella, tiene a su lado a mucha gente, a su familia, a sus amigas y amigos, a organizaciones y militantes que le han manifestado su apoyo.

Sorprende que Miriam siga ahí con grave riesgo para su salud sin que se procure una solución, la que las partes consideren satisfactoria. Miriam es una metáfora dolorosa de millones de personas que han perdido su puesto de trabajo. No voy a alentarla a que ponga en riesgo su salud, pero SÍ a luchar por lo que considere justo. Ella que siempre ha luchado por los demás, ahora le toca luchar por ella, por su familia. No se merece el silencio de la noche y el frío del suelo donde el esperanzador verde de su tienda grita su rebeldía.

Creo que se puede decir más alto pero no más claro.

Miriam, para mí eres un ejemplo de tesón, valentía, fortaleza, lucidez y constancia. De resistencia pacífica, de lucha ejemplar. Sabes que cuentas con mi apoyo y mi cariño y espero que la vida nos permita seguir creando alianzas entre el feminismo y otros activismos y que tu ejemplo nos sirva de inspiración para recordar que la única batalla que se pierde es la que no se lucha.

Sólo espero que la pasión de Miriam se convierta en pasión de afectos compartidos y no de padecimientos innecesarios por culpa de un sistema injusto. Ya hay bastantes personas «crucificadas» por el sistema, no podemos permitirnos el «lujo» de tener una víctima más.

En el cielo de las feministas

La vida a veces es muy injusta, siempre nos dejan las mejores. Hoy 2 de marzo, recibimos la peor noticia que nos han podido dar: una compañera de causa se ha ido, después de haber luchado en múltiples batallas, y haber librado la peor con la mayor valentía y coraje que he conocido. No le ha podido ganar la batalla a la muerte, pero nos ha dejado un ejemplo de dignidad, resistencia y amor por la vida que siempre nos acompañará.

La verdad es que hace mucho que dejé de creer en cielos, infiernos o limbos, pero sí estoy segura que a partir de hoy, habrá un lugar especial donde descansará el alma de Mapy y desde donde nos acompañará a las que nos quedamos para seguir librando otras batallas.

Con Mapy compartí espacios desde hace muchos años. Presidenta de la Asociación de Mujeres Jóvenes de Canarias “ADEI”, compartimos la crítica constructiva a las políticas de igualdad del Gobierno de Canarias mientras fue miembra de la Comisión para la Igualdad del entonces denominado Instituto Canario de la Mujer. Integrante del Consejo Municipal de la Mujer del Ayuntamiento de S/C de Tenerife durante varias legislaturas, creamos alianzas para defender la atención a las mujeres del citado municipio.

Desde 2011, compartíamos espacio, manifestaciones y pancarta, complicidades y feminismo afectivo en Contramarea. Hoy es un día triste, demasiado triste para todas las que tuvimos la oportunidad de disfrutar de un pequeño trocito de la vida de Mapy, pero también somos conscientes de que nos ha dejado mucho: su vitalidad, su valentía, su sonrisa, su ironía, su sentido del humor, su lealtad, su compromiso, su amistad,…

De Mapy sólo se me ocurren cosas buenas, y es muy jodido que se nos vayan las buenas y se queden quienes están haciendo de este mundo un lugar inhabitable. Mapy hacía justo lo contrario, irradiaba luz y belleza a quienes la rodeaban y trabajó mucho por la igualdad y por los derechos de las personas desde su profesión, como Trabajadora Social que era.

Las despedidas siempre son difíciles y duras, y más en esta ocasión que nos llega demasiado pronto. Probablemente se me hayan quedado muchísimas cosas en el tintero, seguro, pero ahora es tiempo de llorar las pérdidas y compartir el duelo.

Mapy, siempre estarás en nuestra memoria y nuestros corazones. Descansa en paz.

La educación de las niñas

El pasado día 11 se conmemoró por primera vez el «Día Internacional de la Niña«, a propuesta de Naciones Unidas, para recordar que el empoderamiento de las niñas y la garantía de sus derechos resultan fundamentales para alcanzar los Objetivos del Milenio. El eje de la conmemoración se centró en la toma de conciencia sobre el matrimonio infantil y la necesidad de su erradicación. Bajo el lema «Mi vida, mi derecho», Naciones Unidas recordaba que cada año unos 10 millones de niñas en el mundo son obligadas a casarse y que con el fin de estas uniones forzosas se evitarían los riesgos de violencia, embarazos precoces, infecciones por VIH, así como la mortalidad y discapacidad materna.

Y mientras por primera vez se hacía visible a nivel mundial la falta de derechos de las niñas, una de ellas, Malala Yousufzai era tiroteada en Pakistán por defender, precisamente, el derecho de las niñas a la educación. Resulta verdaderamente terrible cuando se aúnan fanatismo religioso y misoginia, algo a lo que nuestro país parece encaminarse con la presión de la jerarquía eclesiástica para que se anulen derechos de las mujeres ya conquistados como el derecho a decidir libremente sobre nuestro cuerpo y la maternidad. Pero volviendo a Malala, mientras escribo estas líneas pelea por su vida con respiración asistida y se ha convertido en el símbolo de la lucha de las niñas por sus derechos, por algo que hoy entendemos tan básico como es el derecho a la educación, pero que hasta hace un par de siglos no se consideraba importante para las mujeres, es más, se consideraba peligroso e inapropiado.

En Europa no se empieza a garantizar la educación de las niñas hasta el siglo XIX, y en nuestro país hasta comienzos del XX las mujeres no pudieron acceder a la universidad. Eso que actualmente suena «prehistórico» para muchas niñas en el mundo sigue siendo una utopía. Al patriarcado no le gusta que las niñas sean listas, que las mujeres tengan conocimientos que puedan contribuir a desequilibrar las bases del sistema, de ahí que todos los gobiernos dictatoriales hayan preferido mantenernos en la ignorancia o educarnos (o maleducarnos) en las «labores propias de nuestro sexo», recordemos si no la vieja «Enciclopedia Álvarez» y el esforzado trabajo de la Sección Femenina por convertir a las niñas y adolescentes de la dictadura franquista en abnegadas esposas y madres al servicio del marido y de la patria.

Cuando leo noticias como la de Malala pienso en la valentía de tantas niñas que defienden sus derechos en las peores condiciones posibles y en la comodidad de las niñas, y especialmente los niños, de nuestro contexto que teniendo las oportunidades educativas a su alcance no las aprovechan (y digo especialmente los niños porque el abandono y el fracaso escolar incide más en ellos).

Urge que nuestro sistema educativo haga una profunda reflexión sobre el sexismo que pervive en él, pese a la actual educación mixta, y apueste por verdaderas escuelas coeducativas, algo que en los tiempos que corren (de conciertos con centros segregados y de eliminación de valores igualitarios del currículum educativo) se me antoja casi tan utópico como la defensa del derecho a su educación de Malala.

Desde este modesto blog mi apoyo a todas las Malalas del mundo. Mientras exista una sola niña a la que se le impida el derecho a la educación, a la que se obligue a casar contra su voluntad, a la que se maltrate o explote,… no podremos decir que vivimos en un mundo civilizado. Y como decía en un post anterior, la clave: feminismo o barbarie.

Aviso a navegantes (sobre mi post anterior)

Hace cuatro años y medio decidí empezar la aventura de ser bloguera. Este era un sitio tranquilo, pequeño, para amigas/os y compañeras/os que luego se fueron extendiendo un poco más pero siempre de forma muy pausada. Recibo una media de 250 visitas al mes, cosa que a mí me alucina, pero que en el mundo de Internet es bastante poco. Hasta ayer.

En 24 horas, el post publicado ayer recibió alrededor de 500 visitas. He escrito post mucho más duros pero mira tú por dónde este ha detonado una “caza de brujas”, sí, porque muchas de las visitas han ido acompañadas de sus correspondientes comentarios. Nunca había tenido que moderar los comentarios en mi blog. En estos cuatro años sólo había tenido que borrar tres o cuatro, denunciados, por cierto, ante la Guardia Civil por su contenido violento. Hasta hoy.

Supongo que a nadie le gusta que vayan a su casa a insultar, pues, y esto es una perogrullada, este blog es mi casa virtual. Y me pueden llamar fascista, intolerante y todo lo que les apetezca pero no voy a permitir comentarios descalificadores e insultantes en este blog. El insulto y la descalificación no entran dentro de lo que yo considero un debate de interés. Y este blog está pensado para que yo, su autora, escriba sus reflexiones y opiniones sobre diversos temas, sin mayores pretensiones. Entiendo que haya gente que esté en absoluto desacuerdo, pero nadie está obligado a leerlo y/o a opinar descalificando. Hay opiniones discrepantes sobre lo que yo he escrito en unos post que se mantienen, simplemente porque la discrepancia es sana y el insulto ofensivo y violento. Y yo no consiento que ejerzan violencia sobre mí ni sobre ninguna mujer. Hay suficientes foros en Internet para llamarnos “feminazis”, “hembristas”, “enemiga de los portadores del nabo” (esta es flipante), pero este NO es ese foro. No en mi espacio, no en mi casa.

Así pues, a quienes me apremiaban una respuesta aquí la tienen. Si siguieran mi blog verían que suelo escribir una vez al mes porque no me sobra el tiempo precisamente. Me asombra que haya gente a quien le sobre y se pueda dedicar una mañana entera a postear el mismo comentario una y otra vez en numerosas entradas de mi blog. ¡Lo que es no tener nada que hacer! Una, como está entre esa población privilegiada y recortada que aun conserva su empleo, no se puede dedicar las mañanas a responder comentarios ofensivos.

Este es el único alegato que voy a escribir en relación a mi post “El poder del pater familias”. No voy a perder mi tiempo en justificar mis ideas, mis conocimientos o mis posicionamientos públicos con gente intolerante (y va especialmente por algunas personas, no todas las que han enviado comentarios han sido maleducadas, pero sinceramente, no tengo tiempo para responder de forma personalizada).

Siempre me ha asombrado la facilidad con la que algunas personas juzgan y opinan sobre determinados temas sin conocerlos. Yo no me imagino diciéndole a un cirujano: mejor corte por allí, que por aquí creo que no procede, o a un químico: huy! esa fórmula no me gusta, mejor le añades un poco de silicio y una pizca de titanio. Pero hay temas en los que todo el mundo pontifica sin tener repajolera idea. Y uno de ellos es la violencia contra las mujeres.

De verdad que lamento profundamente que la mayoría de personas que han comentado mi post parezcan no saber leer. En mi post hablaba, entre otras cosas, de las consecuencias de la violencia de género en los y las menores, pero en ningún momento he negado que existan mujeres que asesinan a sus hijos/as. Sería absurdo negar o falsear una realidad evidente, soy feminista, no imbécil. El problema es que yo estaba hablando de violencia de género, y el fenómeno de las mujeres que asesinan a sus hijos/as, como cualquier persona que asesine a otra, es execrable y merece toda mi condena, pero no es violencia de género. Así que voy a ofrecer una, espero que didáctica y breve, clase sobre la violencia contra las mujeres:

Hay múltiples formas de violencia (a las que NO voy a aludir, por si alguien no lo ha leído), pero yo soy experta en violencia de género, no en el resto de múltiples formas de violencia. La violencia de género es una manifestación de las relaciones de poder históricamente desiguales entre mujeres y hombres, que han conducido a la dominación de la mujer por el hombre, la discriminación contra la mujer y a la interposición de obstáculos contra su pleno desarrollo. La violencia contra la mujer a lo largo de su ciclo vital dimana especialmente de pautas culturales, en particular de los efectos perjudiciales de algunas prácticas tradicionales o consuetudinarias y de todos los actos de extremismo relacionados con la raza, el sexo, el idioma o la religión que perpetúan la condición inferior que se le asigna a la mujer en la familia, el lugar de trabajo, la comunidad y la sociedad. (Naciones Unidas, Plataforma de Acción de Beijing, 1995)

Las mujeres sufrimos violencia por parte de los hombres por el simple hecho de ser mujeres. Esta violencia adopta múltiples manifestaciones, a saber:

–          Violencia contra las mujeres en el ámbito doméstico.

–          Agresiones sexuales.

–          Acoso sexual.

–          Tráfico de mujeres con fines de explotación sexual, laboral y matrimonios serviles.

–          Prostitución.

–          Mutilación genital femenina.

–          Violencia contra los derechos sexuales y reproductivos.

–          Hostigamiento en los espacios públicos.

–          Acoso moral.

–          Violencia de género derivada de conflictos armados.

–          Crímenes de honor.

–          Feminicidio.

–          Violencia de género a través del lenguaje sexista y los productos culturales.

–          Violencia de género a través de la publicidad, los medios de comunicación y las nuevas tecnologías.

–          Violencia económica.

–          Violencia institucional.

–          Violencia de género de carácter ritual, pseudo religioso o religioso.

–          Tolerancia social frente a la violencia de género.

Pues bien, dentro de la violencia de género en el ámbito doméstico, a la que también podemos denominar violencia de género, o violencia masculina, en las relaciones de pareja o expareja, se pueden producir los siguientes subtipos de violencia:

–          Violencia física

–          Violencia psicológica

–          Violencia sexual

–          Violencia económica

–          Violencia social

–          Violencia a través de los/as hijos/as, y aquí hemos llegado, por fin!!!, a la forma de violencia a la que aludía en los primeros párrafos de mi post y que entra de lleno en la violencia de género.

 

Y bien “queridos/as” lectores y lectoras, si habéis logrado llegar hasta aquí creo que puede ser fácilmente deducible que:

1)      No odio a los hombres, rechazo un modelo de masculinidad tradicional que ha perjudicado históricamente a las mujeres, pero también a los propios hombres; rechazo el ejercicio de la violencia en sus múltiples formas; rechazo prácticas y modelos no personas.

2)      No apoyo el exterminio de los hombres, aunque reconozco que algunos merecerían estar encerrados en prisión de por vida (no, no apoyo la pena de muerte, ni siquiera la cadena perpetua). (Pero me hace mucha gracia que todavía exista gente que piense que las feministas queremos asesinarlos a todos, esto de los mitos es un tema apasionante)

3)      Sí defiendo un mundo en el que mujeres y hombres podamos convivir en igualdad, respetándonos, en el que las relaciones afectivas se construyan desde la complicidad y el afecto y no desde la opresión y el dominio.

4)       Sí apoyo a cualquier mujer cuya libertad y derechos se vean lesionados por el poder patriarcal.

5)      Y sí, voy a seguir teniendo los comentarios moderados hasta que las aguas vuelvan a su cauce, cesen los insultos y descalificaciones y nos dejen en paz a las que intentamos hacer de este mundo un lugar de convivencia en igualdad.

El poder del «pater familias»

Quizá la noticia del verano que más nos ha revuelto las tripas (dejando al margen los desaguisados del desgobierno) ha sido la confirmación de que los huesos encontrados en la finca «Las Quemadillas» son humanos. Ya hay un cuarto informe que lo corrobora, con lo que las alarmas, efectivamente, se disparan al suponer que el frío y calculador «amantísimo» padre de los niños Ruth y José los pudo asesinar vilmente con el único objetivo de hacer el mayor daño posible a su expareja, Ruth Ortiz. A raíz de este descubrimiento, se publicaron numerosos comentarios en los medios y la gente se rasgaba las vestiduras preguntándose cómo puede existir un ser tan desalmado.

Pero lo cierto es que José Bretón no es el único especimen de estas características. Entre el año 2000 y el 2010, 64 menores perdieron la vida en España a consecuencia de la violencia de género (Fuente: Red Feminista). Porque sí, las niñas y los niños también son víctimas, y en demasiadas ocasiones, mortales. Pero en este, y en otros países, todavía prevalece la mentalidad patriarcal de que un padre es incapaz de hacerle daño a un hijo o una hija, y se olvidan del alto porcentaje de abusos sexuales y esas «minucias» que ocurren en las mejores familias, se olvidan de la misoginia imperante y que el objetivo último es hacer daño a las mujeres, aunque se sacrifiquen a los/as menores en el camino.

El «pater familias» sigue siendo tan importante que el ámbito judicial considera, por ejemplo, que es mejor que un maltratador tenga la custodia de una menor antes que la tenga una mujer víctima de violencia que permanece en un centro de acogida. Se sigue pensando que es mejor ejemplo para un niño o una niña un padre (por muy violento que sea) antes que una madre con dificultades, porque claro, qué mejor para un/a menor que tener el videojuego de última generación que le puede facilitar su papá maltratador pero rico, que la seguridad y el afecto de su mamá pero pobre (a raíz normalmente de que el susodicho maltratador pasa olímpicamente de garantizar pensiones compensadoras). Lo cierto es que el «padre» siempre gana, lo que implica que gana el patriarcado, el machismo y la misoginia.

Y últimamente parece que los «pater familias» están excesivamente empoderados porque encuentran eco político y social para ello. La imposición de la custodia compartida sigue ganando adeptos/as, la denostación del feminismo sigue creciendo, el discurso deslegitimador y violento contra este movimiento que aboga por la igualdad rebosa por diferentes foros de Internet. La última demostración del poder del «pater familias» = patriarcado tiene nombre y apellidos: Alicia Murillo. En las últimas horas hemos asistido desde las redes sociales y páginas web de Internet al acoso y derribo de la feminista. Entre feminazi y puta oscilan las «lindezas» en las que se mueven los machos desaforados, heridos en su orgullo viril por una mujer que se ha atrevido a visibilizar y evidenciar el hostigamiento y acoso que sufrimos las mujeres diariamente en los espacios públicos.

Ya se sabe que todas las mujeres somos putas cuando no cumplimos con los mandatos de género tradicionales, y ahora las que nos rebelamos en lugar de feministas somos feminazis (todo con tal de deslegitimarnos). Y es preocupante el calado de este discurso en la población en general porque tengo la extraña sensación de que en muchos contextos está pesando más el discurso antifeminista que el feminista. Y eso nos tiene que conducir a la reflexión sobre las estrategias que estamos utilizando para llegar a la población y especialmente a las mujeres, a las «normales», no a las académicas, ilustradas y burguesas abanderadas de un feminismo excluyente, sino a las víctimas de violencia, a aquellas cuyos derechos son vulnerados diariamente y que no acaban de ver la relación entre el feminismo y sus problemas cotidianos.

A quienes están materializando el feminismo en la cotidianeidad, como Alicia Murillo, les está costando caro (y esto sin irme a Lydia Cacho y su «abandono» forzado de México que sería objeto de otro post). Pero también está sirviendo para visibilizar que frente a la sinrazón patriarcal, la sororidad también se hace presente en lo virtual y en lo presencial.

Hoy más que nunca, frente a las humillaciones, vejaciones, acosos, privaciones,… violencias que sufrimos las mujeres por parte de una supremacía del macho dominante, es más que procedente recuperar el viejo eslogan de Rosa Luxemburgo, con un pequeño matiz: ¡Feminismo o barbarie!

La gran esperanza griega o la utopía de mujeres feministas al frente de Alemania y el FMI

Hoy media Europa está «de los pelos» ante el temor de que Syriza obtenga una mayoría significativa en las elecciones griegas. No entiendo por qué les preocupa tanto Syriza y no les preocupa Amanecer Dorado. Se supone que estos últimos no van a ganar, pero su solo incremento ya es para preocuparse. Tal vez les preocupa que Syriza sea en estos momentos de las pocas voces críticas frente al modelo neoliberal salvaje alemán. Tal vez les preocupa que se escuche que se puede salir de la crisis de otra manera y que alguien quiera poner freno a los desmanes de Alemania y sus socios capitalistas sin escrúpulos, que no dudan en propiciar que un país se hunda mientras sus bolsillos se llenan.

Se dice que las elecciones griegas pueden provocar una catástrofe sin precedente en los mercados, pero la ciudadanía de a pie seguiremos despertándonos todos los días sin notar demasiado los efectos de la «catástrofe». En Grecia seguirá la gente ahogada cada vez más, familias durmiendo en la calle, incremento de suicidios,… pero al FMI le da igual la gente. Ahora a España le piden nuevos ajustes, en las mismas personas de siempre, no en banqueros y políticos, no, en el funcionariado, como si el personal al servicio de la Administración Pública fuese de la peor ralea y tuviera la culpa de la crisis. Yo no soy funcionaria, ni siquiera laboral fija, y mi sueldo baja y baja y mi trabajo sube y sube. ¿Hasta cuándo podremos resistir? Me veo cual minera asturiana lanzando proyectiles a diestro y siniestro y apostada tras una barricada. (Por cierto, todo mi apoyo a la lucha minera).

Qué «jartura» de mundo, ¿y saben lo que más me fastidia? Que Angela Merkel y Christine Lagarde sean mujeres. Urge que las mujeres feministas lleguen al poder para hacer políticas de otra manera, políticas que piensen en la ciudadanía y no en los bancos. Está claro que ser mujer no es garantía de nada, Merkel y Lagarde lo están demostrando. Frente a esa idea que dice que para un hombre incompetente en el poder que esté una mujer incompetente, yo abogo por la erradicación de los y las incompetentes. No podemos aspirar a la incompetencia, a la mediocridad, al capitalismo salvaje y al neoliberalismo por mucho que su modelo lo represente una mujer. Yo ni quiero hombres fachas ni mujeres fachas, quiero mujeres y hombres comprometidas/os con la igualdad, con el bien común no con el suyo personal. Aunque, evidentemente, entre un hombre que se dice igualitario y una mujer feminista, siempre apostaría por las mujeres… llevamos demasiado tiempo faltas de poder y protagonismo como para que sigamos encumbrándoles a ellos.

Mis «amigas», las feministas con pedigrí

El texto que sigue a continuación fue escrito el 2 de abril, reconozco que en un momento de bastante cabreo. No pensaba publicarlo, pero qué diablos!, no voy a condicionar mi propia «creatividad». Desde la Asociación Contramarea que tengo la dicha y el honor de presidir, trasladamos nuestro malestar por lo que van a leer a continuación al Consejero de Igualdad del Cabildo Insular de Tenerife (eso sí, de forma más fina y más técnica). Hoy nos llegó la respuesta en el estilo ese, políticamente correcto, de: estudiaremos su solicitud pero igual no podemos hacer mucho al respecto, así que, como lo poco que nos queda es el «derecho al pataleo», en estos días de aniversario de indignaciones varias, yo voy a sumar una más. Que la disfruten!:

 

Hace años, muchos años, creía que ser feminista era lo mejor que le podía pasar a una en la vida; tomar conciencia de las desigualdades entre mujeres y hombres y luchar para erradicarlas se me antojaba el mejor quehacer del mundo, una labor que intentaba impregnara cualquier ámbito en el que desarrollaba mi trabajo. Una labor que hacía, y hago, porque me lo creo, porque lo siento y porque me sale de las entrañas, además de tener formación especializada, y mucha, para ello.

Sin embargo, el pasado 2 de abril descubrí en el Boletín Oficial de la Provincia de Santa Cruz de Tenerife que para que consideren a una persona “experta” en género e igualdad de oportunidades tiene que formar parte de una “lista”, que el Cabildo Insular ya se encargará de acreditar su “expertía” si cumple con sus requisitos, los suyos, claro. Yo siempre pensé que quien acreditaba la formación era la Universidad y luego, el reciclaje profesional se acreditaba con un currículum más o menos amplio, que podía ser engrosado por una multiplicidad de cursos, jornadas, congresos, seminarios,… impartidos por entidades públicas o privadas que tuvieran personal cualificado con algo interesante que decir en materias concretas.

También pensaba que las listas se hacían por varios motivos, entre otros: para acceder a un concurso-oposición (no es el caso), para etiquetar a personas indeseables (“listas negras”), o para etiquetar a gente “deseable”, para decir: esta es de mi cuerda y la que no esté en la lista, no, quienes no estén en la lista son las/os parias del sistema. El Cabildo de Tenerife parece haber optado por esta última opción, y cual lista de Schindler en la Alemania nazi, ha decidido crear su propia “lista”. El problema es que la de Schindler salvó vidas y esta no parece que vaya a salvar a nadie, bueno, sí, salvará a las/os que entren en la lista, el resto sucumbirá a la “inexpertía”.

Entiendo que el “loable” motivo que inspira la, llamémosla, “lista violeta”, es garantizar la calidad de las intervenciones en materia de igualdad. Y una, que para algunas cosas es un poco torpe (especialmente para entender como justos y ponderados los criterios del Cabildo), se pregunta, ¿garantizará la calidad de una intervención una persona que tenga 240 horas de formación en materia de género pero no tenga titulación universitaria ni sepa cómo intervenir con grupos ni se haya puesto delante de ninguno para dar siquiera una triste charla? Porque un pequeño detalle que no consta en las bases del Cabildo es la titulación universitaria requerida. Da igual que seas ingeniera, geógrafa, bióloga molecular o mecánica, si tienes formación en género; todo el mundo sabe que las historiadoras aprenden mucho de dinámica de grupos en su carrera, que las ingenieras industriales son expertísimas en estilos de comunicación, asertividad,… ¿Quién se dejaría practicar una intervención quirúrgica a corazón abierto por alguien que no sea profesional de la cirugía cardiovascular? Pues aquí parece que para trabajar en igualdad hay que ser de profesión “feminista”, da igual el resto de formación que tengas.

Otro punto gracioso en los criterios es el número de horas que se piden: 240, ni una más ni una menos, bueno, más sí, menos como que no cuela. Y es curioso que el Cabildo Insular que quiere ofrecer una base de datos de personas cualificadas no tenga en cuenta los criterios de la Federación Estatal de Asociaciones Profesionales de Agentes de Igualdad de Oportunidades (FEPAIO) que ha consensuado que las horas mínimas para acreditarse como Agente de Igualdad sean 275 horas. Ah! pero claro, qué despiste, el Cabildo no pretende crear una base de Agentes, pretende crear una “base de Expertas/os” (que como todo el mundo sabe es una nueva profesión con futuro). El problema es que el único Curso Superior en Género e Igualdad de Oportunidades de 240 horas lo impartió el Cabildo hace ¡¡¡8 años!!! Ah, se siente, si no lo hiciste te fastidias, siempre podrás pagar la “friolera” que cuesta un Máster Universitario, ah! que no tienes dinero para un Máster, pues te jodes y empiezas a contar horas en “cursos”, (sic) realizados por organismos oficiales (no valen Congresos, Jornadas, Encuentros, Seminarios,… ni vale que los hayan organizado las “parias” de una Asociación feminista – que ya se sabe que de “oficiales” tenemos poco), ah! que no llegas tampoco a las 240 horas, oh!, no puedes entrar en la “lista violeta”. Y ¡ojito! que la formación tiene que ser fundamentalmente presencial, que si es online, “ésta no podrá ser superior al 30% del cómputo total” (sic). Que te has matado haciendo formación online porque tienes que conciliar vida personal, familiar y laboral, ah! se siente, el Cabildo de Tenerife cree que la formación online no tiene “pedigrí” feminista suficiente. No sé qué opinará la UNED o la Fundación Isonomía (por poner un ejemplo) al respecto, pero les preguntaré. El Cabildo se carga de un plumazo la libertad de elección de las personas para decidir cómo formarse, con qué entidad formarse y cuándo formarse. Tampoco diferencian entre la formación a distancia, online, semipresencial,… esos pequeños matices se los saltan las bases… la única formación desestimable es la online.

Sin embargo, no deja de resultar curioso que las Administraciones Públicas estén apostando por la formación online para su personal (ej. la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias) y que otra Administración Pública le reste validez a este tipo de formación. ¿Será una manera de excluir a quienes opten por formarse de otra manera? Ains! qué mal pensada soy…  bueno, hay un refrán que dice, piensa mal y acertarás.

Bueno, tranquilidad, que si no tienes formación, no importa, si puedes acreditar dos años de experiencia laboral en temas de igualdad, tu acceso a la lista está garantizado (eso sí, si presentas prácticamente hasta el color de las bragas de quien te ha contratado – ampliar la información en las bases –). Si eres autónoma o tienes mil horas de voluntaria que no puedes acreditar, ah! se siente, tampoco estarás en “la lista” (¡qué paradoja!, el propio Cabildo promueve voluntariado en violencia de género, a ver cómo se lo acreditan a quienes lo hagan). Que no tienes formación, ni has trabajado en esto, no desesperes, que si impartes docencia, investigas o publicas en estos temas, lo tienes fácil (huy!, me olvidaba que eso es para una pequeña élite vinculada a los Institutos de Estudios de las Mujeres y/o Departamentos Universitarios varios). Y cuidado con impartir otras materias que no sean específicas sobre igualdad incorporando transversalmente la perspectiva de género, que igual ya no cuela. En resumen, que no sé por qué extraña razón, algunas pensamos que la “lista violeta” ya ha nacido con nombre y apellidos propios y que la Administración está practicando un feminismo de la exclusión muy peculiar.

Frente a estas bases, no deja de resultar paradójico que el propio Cabildo Insular utilice a personas sin formación universitaria y con bastantes menos horas de 240 en formación en igualdad para formar a su personal técnico en violencia de género. ¡Qué gracia!, ¿no? Resulta que sin haber pasado por la Universidad, sin 240 horas de formación en igualdad se imparte formación a técnicas que llevan años currando estos temas. A lo mejor es que el formador del que hablo es hombre y está más legitimado, y que las que tenemos formación pero somos mujeres, y disidentes del “pensamiento único”, somos unas mindundis excluidas.

Así pues, quien esté en la “lista violeta” será guay, será la leche, la hostia en verso, y quienes no estén, unas/os totufas/os del género a quienes el sacrosanto Cabildo no acreditará ninguna expertía. Independientemente del ataque frontal que suponen estas bases a la libertad y a la equidad, y de las medidas que se puedan adoptar desde determinadas organizaciones al respecto, esta que está aquí ya avisa que no va a formar parte de ninguna lista. ¡Y a ver quién tiene bemoles de cuestionar mis conocimientos (adjunto currículum por si alguien tiene ganas de contar horas, yo no tengo tiempo).

Será que la crisis cada vez deja menos hueco de mercado y algunas avispadas han pensado en dar un par de culazos pa’colocarse en mejor posición de salida, oiga, no vaya a ser que vayan a llamar a alguien para dar una charla a un grupo de mujeres, pongamos en Santiago del Teide, por ejemplo, y vaya a acudir una advenediza que tenga menos de 240 horas de formación en género. Conozco un número muy significativo de mujeres que jamás podrán acreditar nada de lo que se pide en las bases, y cuya experiencia vital y visión feminista de la vida le daría diez mil vueltas a cualquier cría recién salida de la Universidad con su Máster bajo el brazo, pero sin ninguna habilidad para enfrentarse a grupos de mujeres, de jóvenes o de niñas y niños. Conozco mujeres que en horas de lectura de textos feministas les darían otras diez mil vueltas a toda la comisión completa que vaya a acreditar a la “lista violeta”. Conozco mujeres, en definitiva, muy sabias que nunca van a formar parte de esa lista. Unas porque haremos insumisión a la lista, como una servidora, otras porque el “gueto” feminista se ha encargado de impedírselo.

Cuando se publicaron las bases coincidí con la presidenta de una Asociación de Mujeres (cuyo nombre no daré para que no la estigmaticen por dirigirme la palabra) y le comenté si sabía algo de la lista, me respondió que mejor se dedicaran a hacer otras cosas más útiles y a dejar de perder el tiempo, algo con lo que coincido plenamente. Y es que resulta que desde que el feminismo se ha institucionalizado se ha perdido el contacto con la realidad. La burocracia nos devora y hasta para asistir a una charla de dos horas tienes que presentar una instancia en el Cabildo (eso sí, no vale por vía telemática, que ya sabemos que lo online gusta poco en el área de igualdad del Cabildo), que para ir a un curso de formación en género tienes que acreditar previamente formación en género (¡sí! en serio, no vayamos a formar a gente sin formación previa, no les vaya a gustar esto del género y tengamos más competencia).

No es normal que las áreas de igualdad de los Ayuntamientos tengan personal técnico mano sobre mano “porque no tengo recursos”, no es normal que se llame al área de igualdad de un municipio preguntando si están funcionando grupos de mujeres, talleres o algo que puedan hacer las mujeres del municipio y te digan que no hay nada, entonces ¿qué diablos se está haciendo por la igualdad? No es normal que se haga feminismo de 8:00 a 15:00 horas, que no se esté trabajando en la calle, que no se dinamicen los grupos de mujeres, que no se fomente el trabajo comunitario por la igualdad, no, no es normal. Y además de no ser normal, no es ético, no es ético que se gasten millones en pagarle a “expertas” planes de igualdad que no se ejecutan porque el dinero que tenemos nos lo gastamos en diagnosticar y planificar y ya no nos queda para ejecutar. No es profesional que los recursos humanos se escuden en la falta de medios, cuando un recurso humano bien preparado puede hacer virguerías en igualdad, que para hacer grupos sólo hacen falta personas y espacios, y hay muchos centros vacíos y muchas plazas sin okupar. No, no es normal, ni ético, pero además es muy triste. Es muy triste que las/os profesionales hayan dejado de “hacer la calle” para encerrarse en los despachos y las Administraciones Públicas se gasten los dineros en subcontratar servicios que podría hacer el personal técnico propio. Pero ya no vemos a la gente, no escuchamos sus demandas, sus necesidades, sus anhelos, sólo vemos papeles y nos olvidamos que tras los muros de nuestros despachos está la realidad. Y la realidad no entiende de “formación en género”, la realidad demanda empleo, medidas para conciliar la vida personal, familiar y laboral (eso sí, ¡que no sean online!, por favor!!! – léase con sentido irónico –), espacios de encuentro donde no se juzgue cuán feminista eres; demanda escuelas infantiles, acceso a puestos de poder, recursos para atender a la dependencia, políticas sanitarias que incluyan las necesidades de las mujeres, recursos para superar la violencia de género,… demanda, en definitiva, respuestas acordes con lo que se vive más allá de las puertas de un despacho.

De mi militancia feminista he aprendido muchas cosas, pero la principal es que el conocimiento se construye entre todas, pero todas, todas, todas. Que nadie puede arrogarse el derecho de sacar un “feministómetro” para decir que alguien vale si tiene 240 horas de formación, pero no vale si tiene 190. Y que el “pedigrí” feminista se mide de otras muchas formas que contabilizando horas de cursos y que la formación y la experiencia se alcanzan dándole oportunidades a la gente, no restándoselas.

Dentro de unos cuantos meses se cumplirá mi segundo mandato al frente de una Asociación feminista, “Contramarea”, y pasaré el testigo a compañeras más jóvenes que probablemente no alcancen 240 horas de formación (en “cursos”), pero que sí puedo garantizar que son feministas, expertas en género e igualdad y que no necesitan ninguna lista que las acredite.

Así que si alguien quiere llamarnos para trabajar por la igualdad, aunque no estemos en la lista del Cabildo, puede contar con nosotras (incluso, para según qué cosas, hasta gratis, ya lo hemos hecho, a ver cuántas “expertas” pueden decir lo mismo). Por nuestra parte, nosotras también seguiremos contando con todas, aunque no formen parte de “la lista”.

 

Pacto entre «caballeros»

Hace unos cuantos siglos, las mujeres no éramos ciudadanas, no teníamos derechos ni estábamos en «lo público». Las mujeres no éramos agentes de pacto, los pactos los hacían ellos, los hombres, los que decidían cómo se sentaban las bases de la convivencia, qué era delito y qué no, cómo se repartía la riqueza, el trabajo, el poder… El lema de la revolución francesa «Libertad, igualdad y fraternidad» (frater = hermano; en masculino para más señas) no nos incluía.

Y eso deben seguir pensando algunos en Arico (municipio del sur de Tenerife) tres siglos después. En esta última legislatura, accedió a la Alcaldía una mujer, Olivia Delgado Oval (PSOE), joven, preparada y con ganas de introducir cambios en un municipio que hasta ahora había sido gobernado durante más de 20 años por la misma persona. Pues bien, el pasado 6 de abril, la citada Alcaldesa cesa cautelarmente a un concejal de su Ayuntamiento, Jesús Montañez del CCN, al haber sido acusado de malos tratos. La Alcaldesa aludió a la pérdida de confianza dado que no se la informó de la acusación que pesaba sobre él por un presunto delito de violencia de género. Tres días después, el 9 de abril, los «caballeros» de dos formaciones políticas, la del concejal cesado (CCN) y la del ex-alcalde «cuasi-vitalicio» (CC) presentan una moción de censura contra ella. ¡Qué curioso! ¿no?

El «premio» que ha obtenido la Alcaldesa por una decisión coherente con sus principios y coherente con lo que éticamente corresponde frente a la imputación por un delito de malos tratos, ha sido exponerse a la más que probable pérdida de su cargo. Ojalá hubieran más Olivias, ojalá las y los responsables públicos tuvieran la valentía que ha tenido esta mujer para trasladar a la sociedad el mensaje de que frente a la violencia de género no podemos permanecer impasibles. Le ha costado cara la coherencia, pero creo que la dignidad y los principios son más importantes que un cargo.

Nos podríamos preguntar si la respuesta hubiera sido la misma si hubiera sido un Alcalde en lugar de una Alcaldesa, pero lo que ha quedado de manifiesto en este caso es que los pactos «fraternales» están por encima de los Derechos Humanos.

Por cierto, el concejal acusado, que también dirige un colegio público en el municipio, ha sido absuelto. Pero qué quieren que les diga, con un testigo «amnésico» repentinamente y una mujer que se negó a declarar me resulta demasiado sospechoso… Casos como este hay miles: la ocultación de la violencia, el miedo y la anulación de las mujeres frente al poder del agresor es algo demasiado común para quienes conocemos los mecanismos implicados en las situaciones de malos tratos.

La moción de censura se abordará el día 20 de abril en el Pleno, hasta entonces todo mi apoyo y ánimo a la Alcaldesa. Repito, ojalá tuviéramos más ejemplos como el suyo en política. Frente a las impunidades y corrupciones varias que nos rodean, su actuación es una bocanada de esperanza.

8 de marzo recortado

En este 8 de marzo polémico por los recortes y polémico por comentarios en Facebook sobre si hoy es un día rosa o violeta, creo que debemos superar lo que nos separa y aglutinarnos en torno a un objetivo común: no permitir ni un paso atrás en los derechos conquistados. Ante el retroceso que se avecina en nuestros derechos sexuales y reproductivos, ante la ya terrorífica reforma laboral, ante el freno a las políticas de igualdad,… el 8 de marzo debe servir para unirnos en la defensa de la libertad, de la igualdad, del derecho a decidir sobre nuestro cuerpo y nuestra vida, de los derechos laborales,…

El 8 de marzo es el día que recuerda las desigualdades que sufrimos por ser mujeres, y a la desigualdad de género se le van sumando otras desigualdades, por eso a la marea violeta se han de sumar otras «mareas»: verdes, naranjas, rosas,… Y la marea violeta se ha de sumar a otras mareas. Porque el 8 de marzo es de TODAS y para TODAS, para las lesbianas, para las discapacitadas, para las negras, para las blancas, para las musulmanas, para las cristianas, para las indígenas, para las mujeres con cáncer (pues sí, ¿por qué no puede ser un día rosa también?: esto va por la polémica de Facebook), para las militantes, para las no militantes,… para las FEMINISTAS y para las no feministas. Para todas las que luchan con conciencia de género y para las que no han tomado conciencia e igual nunca la tomen,…

En este 8 de marzo y en los próximos que se avecinan nos enfrentaremos a una avalancha de despropósitos y demagogias: sobre la violencia de género, sobre el aborto, sobre el uso no sexista del lenguaje,… sobre cualquier tema que suponga para las mujeres mayores cotas de igualdad. Por eso debemos esforzarnos en «feministizar» la sociedad, el feminismo no es propiedad de nadie, ni siquiera de las feministas «con pedigrí», o logramos que el feminismo cambie el mundo o al paso que vamos, los mercados y los estados patriarcales destrozarán lo que tanto esfuerzo nos ha costado conquistar.

¡¡¡FELIZ Y VINDICATIVO 8 DE MARZO!!!

Indignación, vergüenza ajena y MAREA VIOLETA

Hoy es un día de sentimientos encontrados, por un lado, la rabia y la indignación al conocer la sentencia contra Garzón, por otro lado, de expectativa y de ánimo ante la masiva movilización que se está organizando a nivel estatal contra los recortes en políticas de igualdad en nuestro país. Una Marea Violeta frente al recorte de los derechos que tanto nos ha costado conquistar, una movilización para gritar bien alto y fuerte que no queremos un gobierno que impida nuestra capacidad de decidir sobre nuestro cuerpo, un gobierno que incumple las Leyes de Igualdad y Contra la Violencia de Género, gobiernos que juegan con la vida de las mujeres víctimas de violencia al cerrar centros que garantizaban su atención y seguridad,… gobiernos conservadores, patriarcales y neoliberales que, en definitiva, reducen nuestra libertad y nuestros logros a la más mínima expresión.

Por eso el 10 de febrero estaremos en la calle en numerosas ciudades de este país, para decirles que frente al azul fascista, preferimos el violeta feminista. Así que animo a toda la ciudadanía a salir a la calle, a movilizarse y no parar en la denuncia de las injusticias y frente al recorte de derechos y libertades.

Ahora que estamos en el punto de mira mundial por la sentencia de inhabilitación de Garzón, tenemos que demostrar que este país, además de por corruptos y fachas, está habitado por personas que somos de otra manera. Por personas a las que les importa la Justicia, con mayúsculas, no la que practica el Supremo.