La vuelta al cole y la crisis

Después de casi 40 días de vacaciones en julio y agosto, la vuelta al cole ha sido traumática. Esto de desconectar del mundo tanto tiempo luego pasa factura, nos damos de bruces con la realidad y observamos que los problemas que dejamos el 30 de junio se mantienen (y aunque algunos mejoran surgen otros nuevos).

Y dado que la crisis sigue presente está resultando la mejor excusa para desmantelar el precario Estado de Bienestar que tenemos. Los colegios comienzan sin profesorado para todas las tutorías, las aulas prefabricadas siguen siendo la mejor (?) opción para ubicar la población infantil que no para de crecer en el sur de la isla y los recursos de apoyo al sistema educativo siguen siendo deficitarios y, en ocasiones, ausentes. ¿Para qué se van a cubrir las bajas de profesorado inmediatamente, máxime si es profesorado de Educación Especial? ¿Para qué se van a fomentar los programas educativos que prevengan la violencia de género y promuevan la igualdad de oportunidades? (Septiembre se ha iniciado con la ausencia de los Programas de Innovación de la Consejería de Educación, entre los que se incluía el Programa Educativo para la Igualdad de Oportunidades entre Ambos Sexos, a ver qué nos depara octubre), sí, la crisis será una buena excusa para decir que no hay recursos… salvo para los uniformes de la policía autonómica (o atinómica como la TVAC); como dirían los de “Gomaespuma”: dinero no hay, pero pa’ tontadas…

Es lamentable que con los graves déficits educativos, sanitarios, sociales,… que tiene Canarias la prioridad sea la policía autonómica, debe ser para que cuando la gente se empiece a cabrear en serio con los desaguisados del Gobierno, los agentes de contención controlen a las “masas enfervorecidas”… claro que aquí de enfervorecimiento ante la ausencia de políticas de igualdad, ante la falta de recursos educativos o ante las listas de espera sanitarias, no, aquí sólo nos enfervorecemos ante los alegatos filofascistas de cierto periódico isleño, defensor al parecer de un nuevo “patriotismo canario”. Ay! qué vergüenza ajena de canariedad.

Pero aún queda un atisbo de esperanza. Que el libro de Muriel Barbery “La elegancia del erizo” se haya convertido en un superventas deja un resquicio a la esperanza. No todo está perdido, la cultura aún pervive y puede incluso sobrevivir ante pijamas de rayas, “Bucays” y “Danes” Brown varios.

PD: Incluyo un interesante análisis sobre la crisis económica, de esos de autoría desconocida y mails de reenviar… no sé, puede ser bastante acertado.

crisis-economica-2007-2008-1.pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *