I want to believe

Se acaba el primer mes de 2018 y no tengo ni ánimo, ni tiempo ni ganas para escribir un post con fundamento. El balance no puede ser más desalentador: la primera víctima mortal de la violencia machista de este año fue en Tenerife, como podría haber sido en Cuenca, porque siguen siendo asesinadas mujeres por el hecho de ser mujeres, por atreverse a ser ellas, por contradecir los designios patriarcales, porque un macho decide que es de él o de nadie.  Continúa leyendo I want to believe