De PIPPI CALZASLARGAS a MADONNA: Una breve reflexión sobre los modelos de mi infancia

A finales del pasado año se hizo viral el vídeo de Madonna, en la entrega de los premios Billboard 2016, en el que reconocía lo difícil que ha sido su trayectoria frente al sexismo imperante. De repente me vino a la memoria lo que significó Madonna en mi adolescencia, no recuerdo cuántas veces habré bailado y cantado al ritmo de su música, adoraba a Madonna y sólo tras ver el vídeo he comprendido lo que pueden significar determinados modelos en la infancia, adolescencia y juventud.

El mes pasado me contaba una mujer en mi trabajo que se sentía extraña por ser la única que no permitía a su hijo de 8 años jugar con videojuegos del tipo «Call of Duty», «GTA», «Tekken» o «Aassassins creed» entre otros.

He enlazado estas dos situaciones (el vídeo de Madonna y los actuales videojuegos) y me he puesto a reflexionar sobre los modelos que están teniendo las criaturas de esta generación en su infancia y los que tuvieron las de la mía. Hace 40 años en este país pasaban muchas cosas… salíamos de una dictadura, se pretendían cimentar las bases de una democracia y teníamos a Pippi Calzaslargas en televisión. Creo sinceramente que tener referentes es importante, las niñas y los niños aprenden de los modelos que tienen a su alrededor, aunque no sean conscientes de ello. Mi infancia giró en torno a Heidi, Marco, la Abeja Maya y Pippi. Curiosamente tres de cuatro protagonistas son femeninas y los roles que transmitían eran bastante transgresores para la época: una niña que se va con un abuelo a las montañas y anda «salvaje» y correteando por ahí, un abuelo que parecía duro pero tenía sentimientos (educación emocional masculina) y un amigo que no interfería demasiado en el protagonismo de la pequeña. Maya, por su parte, era una abeja curiosa, feliz, intrépida, que vivía mil aventuras con sus colegas. Y Pippi… qué decir de Pippi, adalid de la independencia, la autonomía y el empoderamiento de las chicas de toda una generación. No sé si Pippi y la abeja Maya me convirtieron en la mujer que soy hoy, pero tengo claro que los protagonistas de GTA no van a promover una generación pacífica, igualitaria y respetuosa con la diversidad.

Las últimas películas de Disney, archicriticada por ser una productora transmisora de sexismo, parece que intentan ofrecer una imagen diferente de las protagonistas femeninas y presentan modelos empoderados o de princesas que ya no quieren príncipes azules, recordemos a Mérida en “Brave”, Elsa o Ana en “Frozen” o la reciente Vaiana a la que todavía no he tenido el placer de conocer; pero el impacto de estos personajes en esta sociedad líquida que diría Bauman, pasa de manera fugaz y si preguntamos a las niñas qué mensaje les transmitió Mérida probablemente ya ni se acuerden. El merchandising de Frozen dará paso rápidamente al de Vaiana y después de esta a otra y así sucesivamente… sería interesante hacer un estudio dentro de 20 años de la influencia de estos modelos en las generaciones actuales.

Y con respecto a las/os modelos adolescentes, para las chicas parece que cuanta menos ropa lleven mejor y muchos chicos (sobre todo en mi contexto) emulan a los reggaetoneros del momento (recordemos a Maluma y sus “Cuatro babys” que alcanza más de 185 millones de visualizaciones en Youtube, según “El País”, y apenas 89.000 firmas para su retirada a través de Change.org). La polémica en las redes sociales cuando se pidió la retirada de la canción fue sonada, y el odio misógino se lanzó contra las feministas que denunciaban el machismo de su letra con lindezas como: “muérete puta, Cuatro babys se queda”, “vete a fregar que es lo que sabes hacer” o propuestas sobre lo que habría que hacer sexualmente con esas feministas radicales…

Lo cierto es que “Cuatro babys” sigue, como siguen infinidad de tipos que hacen apología de la violencia machista en sus canciones sin que nadie se rasgue las vestiduras por ello… Libertad de expresión lo llaman… que cuando nos concierne a las mujeres parece que debemos dejar fluir cualquier salvajada, pero cuando toca a otros colectivos ya parece que la libertad tiene un límite.

Y voy concluyendo que me desvío del tema; con toda esta perorata sólo quería agradecer a mis modelos de la infancia que me facilitaran referentes de mujeres autónomas y empoderadas, aunque fueran “malas feministas” como se denominó Madonna (que por cierto, ha generado nuevos debates en las redes que serían objeto de otro post porque yo sí creo en la diversidad en el feminismo y entiendo a Madonna cuando afirmaba eso de la “bad feminist”…).

En fin… seamos buenas o malas, pero seamos feministas.

2 comentarios en “De PIPPI CALZASLARGAS a MADONNA: Una breve reflexión sobre los modelos de mi infancia”

    1. Pues sí! Ahora las niñas tienen muñecas maquilladas y/o anoréxicas y las adolescentes tienen otras adolescentes/jóvenes que perrean tras el machirulo de turno! Cómo han cambiado los tiempos! 🙁

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *